Artículo publicado por Carmen Prada

 

Esta pasada semana ha tenido una gran repercusión la noticia que encabeza el artículo. ¡Y no me extraña! He sido de las personas que ha puesto el grito en el cielo, porque es ¡una auténtica vergüenza!

He compartido en una red social -en mi opinión la más profesional- dicha aberración, y me ha sorprendido que hasta el momento se han mostrado disconformes únicamente hombres.

Uno de mis contactos en dicha red, Rodrigo Herranz Serrano, al apreciar la noticia que había colgado, la compartió y agregó textualmente: “me parece increíble que, a estas alturas, sigan apareciendo anuncios de ofertas de este tipo, claro que, hay anuncios en los que no se solicitan tales “requisitos” y, cuando llegas a la entrevista, te dicen directamente que el puesto era para alguien con tu mismo curriculum (o algo inferior), pero con el pelo rubio, vestido ceñido y cuerpo joven…”

¿Cómo os queda el cuerpo? ¡Corroboro al 100% las palabras de Rodrigo! Pero voy más allá, me ha llamado la atención que ante esta “oferta de trabajo”, hasta la fecha no se haya pronunciado ninguna mujer, y los comentarios provengan de hombres a los que les parece impresentable.

¿Y por qué me llama la atención que ninguna mujer diga nada al respecto? Pues sencillamente porque esta barbaridad de oferta laboral es humillante, sexista y carente de escrúpulo. Rodrigo comenta que “sigan apareciendo anuncios de ofertas de este tipo”. Creo que en muchos sentidos de la vida la sociedad involuciona, y este es un ejemplo más. Claro que siguen apareciendo ofertas de esta calaña, pero quizá con un tacto más refinado, o sea, enmascarado… Pero si se supone que la mujer ya tiene otro papel en la vida profesional que antes no tenía, como escucho a menudo por ahí, ¿por qué siguen apareciendo estas ofertas? Mi opinión es rotunda y clara, ¡será porque hay candidatas para ellas!

Como mujer reivindico la igualdad en el trabajo en todos los sentidos, no a mi medida. Siento profunda tristeza cuando profesionalmente a una mujer se le valora por las curvas, por el estilo de caminar, por el color de su cabello, por ser resultona… O cuando escucho y doy fe de que así es, que en el mundo comercial, la mujer bonita y escotada tenga más probabilidades de vender que otra menos agraciada o discreta, o que un hombre.

Como tampoco veo justo que para aspirar a cargos de responsabilidad una mujer tenga que mostrar 3 veces más su valía que un hombre.

Simplemente mi deseo es que se me valore por mi formación, por mi experiencia, por la eficacia en resolución de conflictos, por la parte humana, por mi compromiso con lo que hago, por la dedicación y entrega, por la pasión en lo que me encomiendan…

Que me valoren simplemente por mi profesionalidad en igualdad de condiciones que a un hombre, no deseo ni más ni menos, únicamente deseo que mi capacidad y valía sean los motivos para optar a un puesto digno y respetable, y no por las piernas o la cara bonita.

Las mujeres podemos buscar infinidad de excusas para justificar cosas tan denigrantes como las que se están permitiendo, pero las que lo hacen perjudican a las que queremos y reivindicamos respeto y dignidad.

La belleza femenina, solo es un complemento…

 

 

 

 

Carmen Prada | Consultora de Desarrollo Personal y Profesional

Imagen, Google.es

Si te gustan mis escritos no dejes de compartirlos, todos ponemos nuestro granito de arena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: