Considero necesario y saludable hacer de vez en cuando un parón, pues ello trae consigo beneficios que también forman parte del proceso de crecimiento personal y profesional.

Cada uno vivimos nuestros momentos de desconexión de modo diferente, no son necesarios muchos días, ni siquiera un gran hotel, o moverte unos cuantos kilómetros de tu hogar… Únicamente, haz todo aquello que no hagas durante el año, porque aprovechar las vacaciones no solo es algo que te mereces, sino que ha de servir para cargar bien las pilas de cara a futuros y apasionantes retos. A algún exitoso entrenador de fútbol le he oído decir que saber descansar es también parte importante de la preparación para alcanzar los objetivos, y estoy segura de que así es.

Por un lado, me gustaría pensar que echaréis de menos los escritos de Carmen Prada en su blog, Las estrellas brillan por ti, ya que hasta agosto no regresarán, pero por otro lado… ¡Disfruta! ¡Descansa! ¡Haz lo que te apetezca! ¡Sal de la rutina! ¡Descubre cosas y lugares diferentes! ¡Búscate y encuéntrate! ¡Goza con tu familia y amistades! ¡Déjate llevar por los sonidos y sensaciones del verano…! Simplemente, haz lo que te apetezca sin que nadie te diga el qué.

Me volverás a encontrar por aquí en agosto, quizá más morena y con algún kilito más, -cosa por otro lado que no me importa lo más mínimo-, con las pilas totalmente cargadas y con proyectos nuevos y además muy ilusinantes, pero lo que sí me importa y mucho, es verte a ti nuevamente por aquí.

 

¡Nos vemos en agosto!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: